El Gran Combo puso a bailar al Madison Square Garden

Nueva York.- Esta vez, fue El Gran Combo de Puerto Rico el que puso la salsa.

No hubo pelea de boxeo de un famoso púgil boricua la noche antes del Desfile Puertorriqueño; solo salsa.

Pero, los Mulatos del Sabor pusieron a bailar por dos horas y media a miles de boricuas, colombianos, dominicanos y otros latinos que llenaron casi a capacidad el Madison Square Garden, con el concierto de celebración de sus 55 años, justo en la víspera del evento cultural más grande de la diáspora puertorriqueña en EE.UU.

Junto a sus artistas invitados –Gilberto Santa Rosa, Ismael Miranda, La India, Luisito Carrión y José Alberto (El Canario)-, El Gran Combo hizo un recorrido por sus grandes éxitos, que han puesto, literalmente, a bailar al mundo entero.

“Ayer, hoy, mañana y siempre” arrancó el concierto, casi puntualmente.

“Acángana”y “Yo soy la muerte”, sacaron de sus asientos muchos, bajo los soneos de Jerry Rivas y Anthony García.

Luisito Carrión fue el primer invitado de la noche, con la interpretación de “Brujería”.

Rivas entonces cantó “Que le pongan salsa”, antes de que Ismael Miranda interpretara  “Me liberé” y La India, justo cuando pega el calor en la Gran Manzana, “Un verano en Nueva York”.

Rivas con “Viviendo sin trabajar” ya entonces tenía a medio Madison Square Garden levantado de sus asientos. Y García entonó después “Ese muerto no lo cargo yo”.

Entre ratos, el histórico director del legendario grupo, Rafael Ithier, habló sobre el impresionante medio siglo de éxitos del combo.

El cuarto invitado de la noche fue El Canario, que interpretó “Se me fue”. El cantante fue el ingrediente dominicano en una ciudad en que ahora las personas con su origen en la República Dominicana constituyen la comunidad hispana más grande.

El momento culminante de la noche fue, sin embargo, la presentación de Santa Rosa. ‘El Caballero de la Salsa’ se echó al público en un bolsillo con “Las hojas blancas” y fue el único de los invitados que cantó más de una melodía; en su caso tres.

Santa Rosa relató como cuando era un adolescente vio a El Gran Combo en concierto y se dijo, ‘eso es lo que yo quiero ser cuando sea grande’.

Jerry Rivas y Anthony García mantuvieron al público de pie luego con “La fiesta de Pilito” y “No hay cama pa’ tanta gente”, respectivamente, antes de que cerrarán el concierto con todos los invitados en tarima.

La ñapa fue “Ojos chinos”, después de que estuvieron unos minutos tratando de entender cuál era el consenso de la canción final que quería el público. La verdad es que la variedad de opiniones sobre el último sabor que los salseros querían llevarse para su casa anoche no permitía entender cuál era la preferencia mayoritaria.

Pero, al salir del evento, la gente seguía cantando y bailando la lírica de las canciones que escucharon anoche o las que aún hubiesen querido seguir oyendo.

Fuente: ElNuevoDia